Escuela de Psicología Social del Sur . UNICA SEDE Borges 2315|info@psicologiasocial.com.ar

2008 LA PALABRA SOBRE RUEDAS

///2008 LA PALABRA SOBRE RUEDAS

Proyecto destinado a disminuir la violencia en jóvenes y adolescentes

3º TM 2008: Alumnas: García, Silvia; Lucero, Patricia; Vallejo, Ana Lía. Porfesor: Luis A. Gui


EL TRABAJO COMPLETO ESTÁ ADJUNTO. PARA VERLO CLICKEAR AQUÍ

LA PALABRA SOBRE RUEDAS

Cambiemos nuestras conversaciones y crearemos  un mundo diferente

Humberto Maturana

INTRODUCCION

Hemos decidido trabajar en el tema de violencia juvenil desde el lugar de la prevención.  Nos motivó operar desde este lugar, el considerar que se deben aplicar medidas preventivas antes que punitivas.

La elección de la franja etaria responde a la certeza de que es la adolescencia la etapa de la vida donde más posibilidades hay para trabajar en prevención.

El siguiente proyecto, a través de una mirada psicosocial, que tiene en cuenta al sujeto como emergente de tramas vinculares y como sujeto de necesidades que se satisfacen socialmente, ha propiciado un espacio de reflexión, donde los jóvenes puedan ser escuchados, conocerse y reflexionar sobre sus problemáticas y así poder encontrar la salida a las mismas. Allí se trabajo con jóvenes de las zonas más pobres del Municipio de San Isidro que integran un equipo de futbol en el Club Náutico Municipal.

Tenemos la certeza que estos jóvenes buscan espacios de inclusión y de pertenencia. Acompañarlos durante estos meses nos ha permitido arribar a dicha conclusión. El esfuerzo y la participación en el equipo de futbol lo demuestran claramente; así como la elección de subirse al micro que los lleva al club. ¿No es acaso esto la más fehaciente demostración del esfuerzo que realizan por integrarse al conjunto social?

La lectura de las siguientes páginas muestran como estos jóvenes buscan dicha integración.

Lamentablemente podemos observar que conforme avanza la pobreza, la marginalidad y la deserción escolar, vemos que aumentan proporcionalmente los casos de violencia. Y como la adolescencia es una de las etapas evolutivas del ser humano  en donde comienza a jugarse la necesidad de pertenecer a un colectivo social; el estado debe estar más activo que nunca con políticas de inclusión. Porque cuando las instituciones  se ausentan, aparecen ocupando sus lugares otros “fenómenos” como la delincuencia y el consumo de drogas ilegales.

Surge una duda: ¿Tienen los jóvenes hoy, la oportunidad de construir un futuro, en los espacios donde la marginalidad hace estragos.?  Lugares donde no hay que perder, porque ya no hay nada.  Cuesta la posibilidad de tan solo imaginarlo.

Sorprende la rapidez con la que se intentan aplicar medidas de corte mediático, cuando el tema de la violencia supera el umbral de invisibilidad  y se manifiesta en actitudes.

Hoy, con más fuerza que nunca, aparece nuevamente instalado en la sociedad el debate en torno a la baja de edad de imputabilidad y al sistema de responsabilidad juvenil, sobre si debe existir, la organización de una justicia especializada, flexible y diversa, para juzgar a las personas menores de 18 años. Y generando otro debate paralelo, sobre si estos jóvenes  son víctimas o victimarios de un sistema que los ignora y los expulsa.

Insertos en un medio hostil, complejo de modificar, trabajar con jóvenes en estado de vulnerabilidad implica el desafío de incentivarlos a descubrir sus capacidades.  Implica trabajar desde las fortalezas, resignificando viejos modelos, y estableciendo nuevos puntos de partida.

Ligar, conectar, albergar, incluir; plasmar en actos el contenido de estas palabras, genera redes que promueven elementos positivos, elevan la autoestima y el sentido de dignidad. Incentivar a desplegar sus capacidades y a reconocer obstáculos, coloca a los jóvenes como protagonistas de su propia transformación y la del contexto, a través de un proceso dialéctico, en la realidad en que se encuentran inmersos.

Si partimos del concepto que la sociedad es una trama de significaciones, y si somos nosotros quienes la llenamos de significado, deberíamos tener cuidado con el mensaje que les transmitimos y con la imagen de sociedad que les brindamos; para no horrorizarnos luego cuando es ese mismo espejo el que los jóvenes nos devuelven con sus actos.

“Cabe preguntarnos si dejarlos solos, no es en definitiva, la peor de las violencias”.

Gladys Adamson

OBJETIVOS INICIALES

Objetivo General:

 Contribuir a que los adolescentes logren comunicarse con los otros de manera no violenta, acrecentando las posibilidades de una participación más fraternal entre ellos.

Objetivos específicos:

• Contribuir a  que los adolescentes vehiculicen sus emociones a través de palabras y expresiones artísticas, para que éstas no se transformen  en gestos violentos.

 • Generar un espacio confiable donde   acepten  al otro como sujeto diferente.

 • Favorecer a que visualicen y aprecien las ventajas que les ofrece una vida sana, lejos de  las drogas y el alcohol.

PARA CONTINUAR LEYENDO EL TRABAJO COMPLETO, CLICK AQUÍ

2018-09-11T14:19:16+00:00 Trabajos de alumnos|